¿Cómo conseguir la tarjeta sanitaria europea?

En principio hay que empezar por aclarar que la tarjeta sanitaria europea o TSE, es un documento en el cual puede ser solicitado por todo ciudadano europeo en su país respectivo, con el cual se accede al derecho a recibir atención sanitaria en todo país miembro de la Unión Europea y Suiza, de manera gratuita o pagando, aunque los gastos se van a reembolsar posteriormente.

En otras palabras, se trata de un documento con el que los ciudadanos europeos en primera instancia garantizan que puedan recibir la atención sanitaria que precisen, al tiempo que se encargan de dar cuenta de los gastos.

Solicitar la tarjeta sanitaria europea (TSE)

Para las personas que busquen solicitar este documento por primera vez o si quieren recibir sus prestaciones, se encuentran obligadas a dirigirse personalmente a cualquier oficina de la Seguridad Social. Hay que tener en cuenta que usted no puede ir al extranjero en caso de estar recibiendo prestaciones sociales, a no ser que las exporte o parálisis.

En la mayor parte de los casos restantes usted va a poder solicitar por Internet la tarjeta sanitaria europea. Tenga presente que desde el momento en que la solicita se va a enviar a su domicilio en un plazo que no supera los 10 días.

Si por sus requerimientos precisa que la tarjeta esté disponible antes del plazo mencionado, usted puede solicitar un certificado provisional sustitutorio, el cual va a tener una validez exactamente igual, con una validez de 30 días. Usted lo puede solicitar en una oficina de la Seguridad Social y desde allí tiene que justificar el motivo de la urgencia para obtener el documento.

También es posible realizar el anterior tramité vía Internet, anotando que hace falta contar con un certificado digital instalado en el navegador, para que desde el sistema se aplique la comprobación de identidad de la persona que hace la solicitud.

¿Cuál es la validez de la tarjeta?

La tarjeta se considera como realidad en la medida en que usted no sea residente en el país en el que la va a usar. Por este motivo, usted se puede encontrar de vacaciones, trabajando, estudiando o alguna actividad similar temporal, siempre y cuando no se registre como residente.

En los casos en que la persona se haga residente en otro país, la tarjeta pierde su validez y va a ser necesario que se rija por las normas del sistema sanitario del país en el que se encuentre, aplicando las mismas coberturas y condiciones que se dan para cualquier otro residente en ese Estado.

Finalmente, esta tarjeta no cubre el traslado a un país miembro con la intención única de recibir un tratamiento médico concreto.