¿En qué casos se puede denunciar al jefe por mobbing?

Existen ciertos casos o situaciones en las que un trabajador sufre de acoso laboral por parte de la empresa, superiores o, en su defecto, de otros compañeros. Lo anterior se lo denomina como mobbing y en español se lo identifica como acoso laboral.

Para que se pueda comprender mejor el concepto, el mobbing laboral consiste en una serie de comportamientos y de conductas que son abusivas, las cuales se dirigen con el objetivo de degradar a nivel psicológico a un trabajador, lo que puede afectar su moral, autoestima y demás, a través de un hostigamiento o de violencia psicológica continua.

Las denuncias por mobbing o acoso laboral

Hay que tener en cuenta que esta clase de violencia trae como consecuencia que se produzcan lesiones en la dignidad y en la integridad del trabajador. El término se ha popularizado como mobbing, pero para que no existan incongruencias o falta de comprensión en torno al mismo, hay que recordar que es acoso laboral.

Determinar si es víctima de acoso

En primera instancia hay que determinar si el acoso laboral existe, por tanto el análisis particular para cada caso es fundamental. Ciertas situaciones que pueden implicar acoso son:

  • La separación o el aislamiento de otros compañeros a nivel físico o las prohibiciones de comunicación.

  • Sobrecarga excesiva de trabajo.

  • No dar una carga de trabajo, asignar trabajos que son degradantes o que tal vez corresponden con trabajos que son de una categoría inferior.

  • No contar con la opción de comunicarse con los superiores o recibir una negativa ante todo lo que se solicita.

  • Cuestionar todo lo que se hace y desprestigiar al profesional.

  • Insultos, amenazas, frases discriminatorias, ofensas verbales, intimidación, etcétera.

  • Atacar la vida privada del trabajador.

  • Un trato diferencial discriminatorio en su totalidad en comparación con los demás compañeros.

¿Qué hacer como trabajador al sufrir de acoso laboral?

En esta clase de situaciones, lo más importante es siempre reunir todas las pruebas posibles, pues siempre se va a partir de la posición de que se puede tratar de órdenes del empresario y no de acoso, así que comprobar esa condición es uno de los aspectos clave.

En relación con las pruebas que se pueden aportar para un caso con estas características, hay que tener muy en cuenta que se debe ser cuidadoso para confirmar el hecho. Considere las siguientes alternativas:

  • Los documentos escritos que incluyen los encargos, notas, circulares, órdenes de trabajo, correos, los cambios de funciones o de puestos, etcétera.

  • En los juicios laborales existe la opción de usar grabaciones de conversaciones, en caso que el trabajador participe en la conversación sin que sea necesario avisar a la persona que se graba.

  • Los testigos que declaren en torno a los hechos.

  • Fotografías de la situación.