La importancia de una buena salud dental

Cuando la mayoría de la gente piensa en una buena higiene bucal, piensan en dientes blancos y perfectos, pero ¿sabía que la higiene bucal va más allá de una bonita sonrisa? Una nueva investigación está vinculando la salud oral con la salud general de su cuerpo. Varias enfermedades y deficiencias están acompañadas de síntomas orales.

Las visitas dentales regulares no sólo ayudan a mantener la salud oral en general, sino que también le pueden decir mucho a su dentista acerca de su salud en general. Evidentemente, coger una patología a tiempo puede significa que evites mayores problemas, por eso es tan importante recurrir a un tratamiento de ortodoncia o un curetaje dental si quieres reducir las probabilidades de encontrarte mal.

La relación entre la higiene bucal y la salud general

Investigaciones recientes sobre la salud oral y general han demostrado una relación entre ambos. Con más del 90% de las enfermedades sistémicas con síntomas orales. Estos síntomas pueden incluir encías inflamadas, llagas, úlceras, boca seca y mucho más. Las siguientes enfermedades son un ejemplo de una enfermedad sistémica que tiene síntomas expresados en la boca:

  • Diabetes

  • Leucemia

  • Cáncer bucal

  • Cáncer de páncreas

  • Enfermedad cardiaca

  • Enfermedad renal

Las investigaciones también han demostrado que la higiene dental deficiente y las enfermedades de las encías pueden aumentar directamente su riesgo de enfermedad cardiaca, ataque cardiaco e incluso accidente cerebrovascular. Las mujeres con mala salud dental también han mostrado tasas más altas de niños prematuros y de bajo peso al nacer.

Síntomas de una higiene oral deficiente

El mal aliento no es el único síntoma de un mal cuidado dental; hay muchas maneras en que su cuerpo le puede decir que necesita pasar más tiempo cepillándose los dientes y usando hilo dental. Estos son algunos de los síntomas que debe buscar si cree que necesita mejorar su higiene oral en general:

  • Encías rojas, inflamadas y dolorosas

  • Las encías sangran al comer, cepillarse los dientes y/o usar hilo dental

  • Hay signos de pus alrededor de los dientes y/o encías

  • Las encías se están retirando

  • Mal aliento frecuente o mal sabor de boca.

  • Dientes sueltos o que migran

Cómo mejorar la higiene bucal

Sólo porque usted ha sufrido de una mala higiene oral en el pasado no significa que tenga que continuar por ese camino. Hay varias maneras de mejorar su higiene oral. Asegúrese de cepillarse los dientes por lo menos dos veces al día, usando hilo dental por lo menos una vez al día también. El enjuague bucal puede ser una herramienta de higiene oral útil siempre y cuando no se use en exceso y no contenga alcohol u otros productos químicos que puedan causar sequedad bucal. Junto con el cuidado en el hogar, recomendamos visitas dentales de rutina, diagnósticos y limpiezas.