En la formación de una persona intervienen muchas materias, sobre todo en sus inicios, en los que a todos los alumnos se les proporciona una enseñanza básica para enfrentarse a la vida y a la futura especialización académica con las mismas herramientas, en el caso que nos concierne hoy, sobre las actividades fisico deportivas.

Con los años los alumnos van viendo cuál es su vocación y ya desde secundaria empiezan a elegir asignaturas que reflejarán sus preferencias y puntos fuertes, lo que en bachillerato se acentuará para finalizar, tras la enseñanza obligatoria, en la elección de una carrera específica o un ciclo formativo que los llevará a desempeñar una profesión al cabo de unos años.

El deporte como carrera profesional desde la formación

Pero ya desde los primeros años de formación de una persona existe una opción que a menudo no se tiene en cuenta como una especialidad seria, y es el deporte. Los niños pueden practicar deporte desde muy pequeños como una forma de entretenerse, estar en forma, desarrollarse físicamente de forma óptima y aprender valores como la convivencia con los demás, el esfuerzo o el trabajo en equipo, y con el tiempo dedicarse a él con vistas a participar en competiciones y, quién sabe, quizá algún día convertirse en profesionales, sea como deportistas propiamente dichos o como profesores de educación física, monitores de actividades deportivas, etc.

Para los que quieren convertirse en deportistas profesionales están a su disposición centros en los que, además de prepararlos para la competición al más alto nivel, se imparte la educación obligatoria tanto primaria como secundaria, de forma que la especialización en el deporte no signifique el abandono de la formación general que toda persona debe llevar a cabo para poder decir que su formación general es completa y variada.

Ahora bien, para llegar a este tipo de centros es necesario haber adquirido un dominio suficiente del deporte en cuestión, o en ciertos casos tener lo que se podría llamar “talento” para esa disciplina, requisito indispensable que, por otra parte, hace que los candidatos a entrar en estos centros, rigurosos debido a su número lógicamente inferior al de los centros educativos generales, sean susceptibles de recibir becas y subvenciones de varios tipos.

La importancia de la especialización

Para especializarse en otra vertiente del deporte existen ciclos formativos e incluso másteres o posgrados relacionados con este sector, sean de los que capacitan para enseñar como profesores de varias disciplinas o de los que tienen que ver con la gestión de organizaciones deportivas, residencias para la tercera edad en las que se lleven a cabo actividades físicas o casales de verano,fin de semana o extraescolares para niños y adolescentes.

El mundo del deporte es tan rico que las posibilidades se multiplican. Un buen ejemplo de ello es algo en lo que no solemos pensar: los árbitros, técnicos o jueces que se encargan de moderar o puntuar el transcurso de una competición también son personas que se han formado en una especialidad deportiva, aunque en sucaso no requiera un entrenamiento físico como en el de los deportistas propiamente dichos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *