Madrid amplia el dentista gratis a menores de 16 años

Casi desde toda especialidad médica o relacionada con la salud, se va a mencionar y a afirmar que es muy importante verificar el estado del organismo desde edades tempranas, ya que de este modo se puede actuar de una manera más precisa y con antelación antes que una circunstancia se pueda desarrollar y ser más difíciles de controlar o erradicar.

En ese orden de ideas, tomar la decisión de cuidarse a tiempo es una de las claves para que la salud bucodental no se resienta o lo haga lo menos que sea posible. Por ello, son de agradecer ejemplos como el de la Comunidad de Madrid y clinicaferrusbratos.com, que permitirán que casi 60 mil niños y niñas de hasta 16 años puedan acceder a servicios y medidas de prevención en salud bucodental.

Ir al dentista en edades tempranas

El viejo refrán nos dice que más vale prevenir que curar y esta es una de las conclusiones a las que se debe llegar muy pronto en términos de salud y por supuesto lo anterior también aplica para el dentista. Lo llamativo del caso, es que aún en la actualidad son muchas las personas que no conocen el alto porcentaje de los tratamientos odontológicos que se hacen en la edad adulta como una consecuencia de no haber hecho bien el trabajo de evitarlo a través de una detección precoz durante la infancia.

En ese orden de ideas, los estudios han determinado que una edad idónea para que un niño visite por primera vez al dentista es a partir de los cuatro años. Es en este momento de la vida en donde aún hay condiciones propicias para la detección de cualquier clase de problema bucodental que se dé en el niño y que se podría aparecer en el futuro, así que se lo puede abortar durante una fase inicial para impedir que se pueda grabar con el paso de los días.

Más vale prevenir que curar

Lo más relevante que se debe comprender esta situación, es que cierto tipo de trastornos vocales como es el caso de una mandíbula hacia delante, al igual que una sonrisa en donde se observa una encía en exceso, se puede corregir durante edades tempranas al aprovechar el crecimiento del hueso, en donde en este caso se utiliza una ortodoncia discreta durante un período de tiempo corto e inclusive con aparatología removible, la cual el niño a llevar únicamente al dormir.

Si por ejemplo se toma la decisión de esperar a una edad más avanzada, como por ejemplo los 16 años, los problemas que se han ido mencionando en los párrafos anteriores sólo se van a poder solucionar con una cirugía o con un tratamiento que sean mucho más costoso y complejo. En definitiva, recuerde que siempre es mejor actuar con antelación antes que un problema se pueda presentar o agravar y para el caso del dentista esto aplica de una manera muy notoria.