Aunque de forma común se habla de una crisis de ansiedad, lo cierto es que de acuerdo con el tipo de clasificación que se ha planteado desde la psiquiatría, se lo ha denominado como crisis de angustia y también con el nombre de trastorno de pánico. Para su diagnóstico se hace uso del DSM-V o del CIE-10.

Es importante que usted lea y conozca un poco sobre los síntomas ansiedad, pero que en ningún momento tome la decisión de auto diagnosticarse, ya que solamente un profesional dentro de este sector de la salud se encuentra en condiciones y con la calificación necesaria para hacerlo confiabilidad y rigor.

Crisis de ansiedad: Síntomas

Para comenzar, un ataque de pánico corresponde con la aparición de un miedo intenso o de un malestar intenso de forma súbita, el cual durante algunos minutos alcanza su máxima expresión y es durante este lapso de tiempo que los síntomas pueden presentarse, algunos de los más comunes son:

  • Temblores o sacudidas.
  • Un golpeteo del corazón, palpitaciones e incluso la aceleración de la frecuencia cardiaca.
  • Sudoración.
  • Dificultad para respirar o de asfixia.
  • Sensación de ahogo.
  • Sensación de inestabilidad, mareo, desmayo o aturdimiento.
  • Nauseas o malestar en el abdomen.
  • Molestias o dolor en el tórax.
  • Sensación de irrealidad o de despersonalización.
  • Sensación de entumecimiento y también de hormigueros.
  • Sensación de calor o escalofríos.
  • Miedo a morir.
  • Miedo a perder el control.

Vale la pena resaltar que algunos de los síntomas específicos pueden estar vinculados con la cultura de la persona. También hay que resaltar que la aparición súbita puede ser un producto desde un estado de ansiedad o uno de calma.

Por otro lado, los ataques pueden ser o estar acompañados por experiencias anteriores a un mes o más de hechos como:

  • Preocupaciones o inquietudes en torno a los ataques de pánico y sus respectivas consecuencias.
  • Modificaciones o cambios significativos por una mala adaptación al comportamiento relacionado de sus ataques.

También hay que considerar que estas alteraciones no pueden ser siempre atribuidas a los efectos fisiológicos de una sustancia o de otra enfermedad. Suele ser mucho más apropiado explicar esta situación por otros trastornos mentales.

Más allá de los términos técnicos y especificaciones de los anteriores párrafos, en esencia una crisis de ansiedad se caracteriza por un conjunto de circunstancias particulares que no son del todo previsibles, pero que destacan por los siguientes elementos:

  • Palpitaciones
  • Sensación de asfixia.
  • Dolor precordial.
  • Vértigo o mareo.
  • Sensación de realidad.
  • Temor a perder la vida, perder el control o enloquecer es un

Según sea el caso, los síntomas y demás, se podrá llegar a una conclusión sobre el alcance de la crisis en la persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *